Clinica Bellolio

Artículos sobre Medicina Estética y Belleza » Como Cuidar tu Piel a partir de los 30 – Diciembre 2016

El paso del tiempo deja huellas, y es inevitable que estas se noten en la piel a partir de los 30 años, es por eso que a partir de esta edad es muy importante que el cuidado se convierta en una rutina, ya que la piel comienza a disminuir su producción lipídica.

piel1

El uso habitual de anticonceptivos en esta edad hace necesario extremar las precauciones con los rayos solares, dado que este tipo de píldoras aumenta la sensibilidad al sol, por lo que se debe utilizar protección solar todo el año para evitar el cloasma. Asimismo, es común que alrededor de los 30 años, las mujeres estén embarazadas, lo que exige también una protección solar extra que evite que las hormonas dejen la piel tatuada con manchas solares. Además, tanto el uso de anticonceptivos como el embarazo, hacen que resulte más difícil evitar y minimizar la aparición de celulitis. En ese sentido, siempre son recomendables las medias de compresión y un masaje diario con una crema anticelulítica después de la ducha en las zonas afectadas. Así se activará el drenaje linfático que es el causante la piel de naranja.

2 Claves: Hidratación y Alimentación

Como a cualquier edad, es imprescindible una buena alimentación, hidratación y protección solar, pero además, es importante añadir una rutina diaria adaptada a cada tipo de piel. Más allá de productos claves, existen principios generales, como son: Ácido hialurónico de bajo peso molecular para mantener la piel hidratada y factores de crecimiento epidérmico para asegurar la renovación celular.

Los suplementos nutricionales pueden ser un gran aliado para la piel castigada por el tiempo. Los complementos ricos en ácido omega 3 y antioxidantes tienen un efecto beneficioso para piel, mejorando el estado de las membranas celulares y eliminando los radicales libres. Además de la utilización de cremas y diversos productos destinados al cuidado dérmico, en este periodo el descanso de calidad, la dieta saludable, mucha hidratación y evitar el sedentarismo son clave para rostro, cuerpo y mente.